Lunes, 01 de junio 2020 - Diario digital del Perú

El coronavirus, la pandemia del miedo


Eleuterio Rufo Moya Cosi

Eleuterio Rufo Moya Cosi
22/03/2020

25 Compartidos
296 Visitas

A mediados del mes de diciembre de 2019, los medios internacionales madrugaron como los gallos de media noche tras el brote de una nueva enfermedad llamada coronavirus, en la ciudad de Wuhan, en China. Desde ese momento se activó una alarma mundial, pero entorpecedora, sobre el desconocido virus. No he vivido en tiempos de cólera, de viruela, sarampión, de gripe española o de la peste negra, pero esto del coronavirus se está descontrolando. Qué manera de alarmar a la humanidad valiéndose de una enfermedad menos mortífera que la viruela. La tasa de letalidad global del covid-19 ha sido calculada en un 3.4% por la Organización Mundial de la Salud. No obstante, la viruela es una de las pandemias más catastróficas al que ha sobrevivido la humanidad con una tasa de letalidad del 30% de los pacientes infectados, lo que significa, que ha causado la muerte de más de 300 millones de personas durante su apogeo con respecto al total de la población mundial de entonces, frente a ello, el coronavirus es una pandemia de una mínima eficiencia en tasa de letalidad si comparamos con su tasa de mortalidad específica. Sin embargo, ha logrado paralizar a la humanidad. No nos van a matar a todos, ni siquiera es el fin de la humanidad, empero, hemos quedado descubiertos, desenmascarados, qué tan débiles somos. Parecía que éramos una sociedad civilizada, modesta y moderna, pero no, las apariencias engañan. Más pudo el miedo a morir. Nos engatusaron con un saco de arroz.

¿Es la mediocridad humana o realmente somos una sociedad avanzada? No tengo la respuesta, sólo cabe esa inquietud en este cerebro. Ustedes seguramente tienen la respuesta. ¿Qué fue todo esto?, ¿manejo político?, ¿guerra biológica?, ¿qué fue? No he visto tanta gente alborotándose cuando una guerra interminable en Siria está aniquilando a 586 mil 100 personas en nueve años, entre documentados (más de 384 mil) e indocumentados (no se tiene cifra exacta), según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos; o cuando la guerra civil en Sudán del Sur está dejando casi 400 mil muertos en seis años de conflicto. Se estima que las fuerzas armadas de Estados Unidos son responsables de la muerte de 10 a 15 millones de personas en el mundo como consecuencia de las guerras que ha ocasionado y nadie ordenó cuarentena, ni predicó tanto la prevención como ahora. Eso indica, ¿que la pandemia del miedo es más letal que las guerras de EE. UU.?

Tanto alarmismo que se ha infundido para generar consumismo y los directamente beneficiarios son las grandes cadenas de supermercados, clínicas y farmacias transnacionales. Y la prueba de ello, es la realidad. Ustedes la vieron con sus propios ojos, yo no he inventado el covid-19. Tanta gente inocente, desinformada, que fue inquietada con rumores de desabastecimiento para que puedan adquirir productos en estado de expiración e insalubres de las multinacionales a ojo cerrado. ¿Cuánto ingreso tuvieron?, buen provecho, buena cuarentena que se darán. Mientras los ambulantes, los emprendedores, o los microempresarios se morirán de hambre. En tanto, los agricultores y ganaderos no dependen de nadie. ¿Cuáles son los criterios para una cuarentena?, ¿cuántos muertos ha causado?, al parecer ni siquiera llegamos a una quincena hasta el momento en el Perú y no más de 15 mil en el mundo de acuerdo con las cifras de la OMS. ¿Y los selváticos con dengue? No importan pues, ellos son de otra categoría, ellos que se mueran, para ellos no hay disposición, ni un sol, ni la solidaridad de China. 8 mil 500 niños mueren de hambre cada día en el mundo, sobretodo en África, y no se ha paralizado a la humanidad tanto como ahora. ¿Y la seguridad ciudadana? Tantos feminicidios al año y no hubo ningún estado de emergencia. El rayo está causando la muerte de miles de animales y habitantes de las comunidades andinas del Perú y Sudamérica, pero ningún estado de emergencia. Claro, como el coronavirus no distingue si eres rico o no, entonces, se dieron cuenta que ellos son los más vulnerables, y declaro pues, en estado de emergencia cuando me convenga.

Puedo estar en error, pero el coronavirus se lo va a tragar a los grandes. Los campesinos casi siempre hemos vivido en cuarentena, aislados, sin carreteras, sin puentes, sin gollerías, sin alimentación, nadie nos mantiene, nosotros subsistimos por nuestra cuenta y no es necesario para nosotros el estado de emergencia. Sabemos que mucha gente lo necesita y somos solidarios con ellos cuando más lo necesitan, ya que ahora están en cuarentena, los estamos proveyendo de productos de primera necesidad como carne, papa, chuño, maíz, oca, habas, cebada, quinua, etcétera. Esos son nuestros productos que por años han sido ignorados y que ahora les urge en sus tiempos de coronavirus.

El covid-19 es la nueva forma de infundir pánico en la sociedad para crear caos, el desorden socioeconómico mundial y establecer un nuevo orden económico global en beneficio de unos cuantos, lo que incluye el despoblamiento del planeta, dada la casualidad, que los más propensos al nuevo virus son los septuagenarios. No desmerezco las acciones que la humanidad ha adoptado, pero no son las correctas, pues, frente a otras situaciones tan sanguinarias se deben tomar las mismas medidas con la misma ligereza, justicia y solidaridad de ahora; para que todos vivamos felices en igualdad de condiciones.

Puede Interesarte


Comentarios