Martes, 17 de septiembre 2019 - Diario digital del Perú

New York Times: Todos alentamos, fuimos peruanos y amamos al Perú


Avatar

ANDINA
08/07/2019

8 Compartidos
92 Visitas
Foto: AFP

El influyente diario New York Times afirmó que el sentimiento que se vivió en la Copa América Brasil 2019 fue de que los peruanos vencieran al anfitrión y alzaran por tercera vez el torneo continental más antiguo del mundo. 

Millones de sudamericanos querían que Perú le ganara a Brasil, resaltó el medio al señalar que las apuestas daban como ultra favorito al equipo local.

«Por un rato, todos fuimos peruanos. Porque Brasil forma parte del continente pero no de la región. Se podría explicar porque es el único que tiene otra historia, otra lengua, pero se explica sobre todo porque es tanto más grande: tiene más habitantes, más producto bruto, más poder, más copas del mundo que todo el resto del continente junto. Así que lo detestamos cordialmente, de ese modo en que se detesta a los cercanos, a un pariente exitoso», señaló.

«Hay pocos sentimientos más potentes en el fútbol –y en el resto– que el apoyo al enemigo de tu enemigo o, dicho de una manera más directa, las ganas despiadadas de que pierda. Y ese sentimiento –que los alemanes llaman schadenfreude– produce los más extraños compañeros, las identificaciones más curiosas: hoy, durante un par de horas amamos y alentamos a Perú», anotó al referirse al desarrollo del cotejo en el Estadio Maracaná de Río de Janeiro.

Recordó que este domingo la empresa peruana se anunciaba difícil, ya que Brasil era el gran favorito, y que hace 15 días,  los mismos equipos, con prácticamente los mismos jugadores, se encontraron, y los locales ganaron 5 a 0.

«Y hacía nueve partidos que nadie les metía un gol, ninguno en esta copa. Y sin embargo el local empezó muy nervioso: se dejó acorralar, intentaba atacar con pelotazos largos o arrestos personales pero a los 10 minutos ni se había acercado al arco peruano», añadió.

Los neoperuanos

Remarcó que tras el gol de Everton que abrió el marcador el juego se tornó casi «!burocrático hasta que, en el minuto 40, uno de los escasísimos ataques a fondo del Perú terminó con un penal que el árbitro chileno cobró de inmediato, y después se asustó. Entonces fue hasta el VAR y todos los neoperuanos temblamos de indignación; recordamos, entonces, al neobocón Leo Messi que ayer gritó a todos los vientos que esta Copa está armada para los brasileños. Pero el árbitro se atrevió, dio el penal, y Paolo Guerrero le hizo a Brasil el primer gol».

Sostuvo que el gol de Guerrero a Brasil, que acabó con el invicto de Allison Becker,  les generó a los locales un momento de zozobra, pero finalmente se imponían los brasileños.

«(Perú) Tiene un equipo trabajado, trabajador, con dos o tres jugadores habilidosos, pero le falta un armador y opciones de juego ofensivo que no sean tratar de desbordar por las puntas –en general sin conseguirlo– e intentar un centro; la excepción era (Christian) Cueva, un volante que juega en el Santos y podría pasar por brasilero», según opinó el diario estadounidense.

Refirió que tras la expulsión de Gabriel Jesús, los brasileños entendieron que su victoria tenía que ser heroica.

«Perú atacó, más centros a la olla, donde ninguno conseguía cabecearlos. Le faltaba esa punta de voluntad o de talento que puede hacer la diferencia. Brasil aguantaba, más burocrático que nunca, pura viveza criolla: cada jugador que caía al suelo se retorcía y se quedaba, bien a la argentina. Y Perú también se fue deshilachando: le faltó fuego, no supo cómo concretarlo. Hasta que, al minuto 86, otro arresto personal de un brasileño: Everton gambeteó a dos o tres, entró en el área, se puso blando ante la carga de ( Carlos Zambrano y se dejó caer; penal, gol, final finiquitada», concluyó.

Remarcó que tras el gol de Everton que abrió el marcador el juego se tornó casi «!burocrático hasta que, en el minuto 40, uno de los escasísimos ataques a fondo del Perú terminó con un penal que el árbitro chileno cobró de inmediato, y después se asustó. Entonces fue hasta el VAR y todos los neoperuanos temblamos de indignación; recordamos, entonces, al neobocón Leo Messi que ayer gritó a todos los vientos que esta Copa está armada para los brasileños. Pero el árbitro se atrevió, dio el penal, y Paolo Guerrero le hizo a Brasil el primer gol».

Sostuvo que el gol de Guerrero a Brasil, que acabó con el invicto de Allison Becker,  les generó a los locales un momento de zozobra, pero finalmente se imponían los brasileños.

«(Perú) Tiene un equipo trabajado, trabajador, con dos o tres jugadores habilidosos, pero le falta un armador y opciones de juego ofensivo que no sean tratar de desbordar por las puntas –en general sin conseguirlo– e intentar un centro; la excepción era (Christian) Cueva, un volante que juega en el Santos y podría pasar por brasilero», según opinó el diario estadounidense.

Refirió que tras la expulsión de Gabriel Jesús, los brasileños entendieron que su victoria tenía que ser heroica.

«Perú atacó, más centros a la olla, donde ninguno conseguía cabecearlos. Le faltaba esa punta de voluntad o de talento que puede hacer la diferencia. Brasil aguantaba, más burocrático que nunca, pura viveza criolla: cada jugador que caía al suelo se retorcía y se quedaba, bien a la argentina. Y Perú también se fue deshilachando: le faltó fuego, no supo cómo concretarlo. Hasta que, al minuto 86, otro arresto personal de un brasileño: Everton gambeteó a dos o tres, entró en el área, se puso blando ante la carga de ( Carlos Zambrano y se dejó caer; penal, gol, final finiquitada», concluyó.

Puede Interesarte


Comentarios

Más en Vida y Estilo