Miércoles, 26 de junio 2019 - Diario digital del Perú

Litio podría generar un gran impacto económico en el Perú


LAPATRIA

LAPATRIA
17/05/2019

12 Compartidos
135 Visitas

El reciente hallazgo de un yacimiento de Litio en Falchani -meseta de Macusani, Puno- al sur del Perú, es un hecho trascendente no sólo para la región Puno sino para todo el Perú. Los trabajos de exploración –inicialmente con la finalidad de ubicar depósitos de uranio- los viene realizando la empresa Macusani Yellowcake, subsidiaria de la canadiense Plateau Energy Metals, desde el 2007. La trascendencia se basa en que el Litio es considerado como el “metal del futuro”, ya que jugará un papel muy importante en la transición como fuente de energía para los vehículos motorizados, desde el petróleo hacia las baterías. La tendencia mundial es el uso de los denominados vehículos eléctricos.

Ha causado gran sorpresa el hallazgo del Litio de alta ley en roca dura volcánica -como sucede en Estados Unidos y Australia- porque no se trata de litio en salares o salmueras que tienen un contenido promedio de 500 partes por millón (ppm) de este metal.  En este caso se trata de yacimientos que tienen un contenido promedio de 2,500 a 3,000 ppm. Esto equivale a tener 0.6 a 0.7% de carbonato de litio, esto puede constituir uno de los yacimientos de Litio-Uranio más grandes del mundo. Por otro lado, se abre la posibilidad de encontrar más depósitos de este tipo en otros lugares del Perú. La empresa ha anunciado la existencia de 4.71 millones de toneladas de carbonato de litio equivalente hasta la fecha, con posibilidades de aumentar el potencial con mayores inversiones en exploración en los 910 Km2 de concesiones que tiene en la zona. Esto ha llamado la atención de la comunidad científica e ingenieril del mundo. Al respecto, se vienen organizando varios encuentros sobre el Litio tanto en Lima como en Puno, uno de ellos ha sido el I Seminario Internacional: “Litio oro blanco en el Perú”, desarrollado el pasado 10 de mayo en la Universidad Nacional de Juliaca de la ciudad de Juliaca, organizado por el Capítulo de Ingeniería Metalúrgica del Comité Departamental Puno del Colegio de Ingenieros del Perú. Este evento contó con la participación de expertos de Inglaterra, Chile y Bolivia, el representante de la empresa y este servidor. Este seminario ha sido un éxito rotundo pues ha cubierto las expectativas de los participantes dada la cantidad de información sobre los trabajos realizados hasta el momento en otros países productores de carbonato de Litio. Los asistentes tuvieron información técnica sobre el  tipo y calidad del mineral, procesos de recuperación y enriquecimiento en los laboratorios de Australia, proyección de costos y variación de precios del Litio, procesamiento y comercialización de concentrados de carbonato e hidróxido de litio, cadena de valor energética del Litio, mercado de oferta y demanda actual y proyectada en el mundo y finalmente el rol de la industria del Litio respecto al impulso del desarrollo de las comunidades, de la provincia, región y del Perú. Se contempló además la posibilidad de industrializar y fabricar baterías de Litio, siempre y cuando existan las condiciones legales, de infraestructura y tecnología.

Es importante precisar que este descubrimiento –por ahora único de Litio en roca dura en esta zona de América del Sur- ofrece mayor facilidad de extracción con un sistema de minado convencional a cielo abierto. En cuanto a su metalurgia, existen varios métodos de recuperación de Litio. En el caso del Litio de Falchani, continúan las pruebas por lixiviación y se ha logrado una excelente recuperación, obteniendo carbonato de Litio al 99.74 % de pureza. Pronto se podrá determinar los montos de los gastos de capital y gastos operativos del proyecto. Un análisis sobre el crecimiento de la demanda real de autos eléctricos muestra que por cada 1% de penetración de autos eléctricos, el crecimiento de la demanda de litio significaría un incremento de unas 70,000 toneladas de carbonato de Litio por año. Actualmente en el mundo el consumo bordea las 350,000 toneladas de carbonato de Litio.

Este metal liviano presenta excelentes condiciones en la conducción del calor y la electricidad. El carbonato de Litio  que es el producto con mayor volumen de transacción comercial, convirtiéndolo en el compuesto más importante. Hasta el momento Chile, Australia y Argentina,son los países que más exportan este producto y el 90% de las refinerías se encuentran en China. Bolivia acaba de firmar un contrato con una empresa alemana para extraer e industrializar el Litio de los salares de Uyuni. A raíz del descubrimiento en Macusani, el Perú se convertirá también en uno de los grandes jugadores del Litio en el mercado mundial.

A diferencia de los demás metales que son commodities –productos en los que el precio los fija el mercado mundial y no el productor- el precio del Litio se fija de manera directa entre productor y comprador. Este metal comenzó a ser usado para baterías a inicios de la década de los 90. La aparición del auto eléctrico y el desarrollo de baterías para productos tecnológicos viene incrementando su demanda mundial a esto se suma el hecho de tener aplicaciones en otros campos como el agro y la medicina. A principios de los 90 el 6% de la demanda mundial de Litio era para baterías de automóviles, este porcentaje ha subido a 40% y se calcula que para el 2021, sea el 59%. Se sabe que cada teléfono inteligente requiere entre dos y tres gramos de Litio, cada auto eléctrico requiere de 45 Kg.  y un bus eléctrico casi 240 Kg. Se espera consecuentemente, un salto extraordinario en la demanda del metal.

En el 2015, el valor del litio se cotizaba en US$ 5,850 por tonelada en promedio, en el 2017 dio un enorme salto cotizándose en US$ 12,500, y en julio del 2018, su precio había escalado a más de US$ 14,000 dólares, pero luego la oferta superó la demanda y actualmente, el precio se ha estabilizado en US$ 12,000 dólares por tonelada, aunque todo hace indicar que la cotización del metal seguirá creciendo. Según los directivos de la empresa, el Perú puede comenzar a exportar carbonato de Litio por unos US$ 600 millones al año a partir del 2021, si se pone en marcha el proyecto Falchani. El plan sería empezar con una producción de 60,000 toneladas de carbonato de Litio, con la proyección de alcanzar una mayor producción al año. No solo se trata de entusiasmarnos con la exportación del metal como materia prima tal como estamos acostumbrados, sino que, las perspectivas para la industrialización son excelentes, se puede proyectar una refinería de litio y posteriormente una fábrica de baterías de litio y autos eléctricos, por lo tanto, es necesario que el Estado le brinde el apoyo a la empresa que descubrió el yacimiento, en lo concerniente a la normatividad necesaria, permisos y autorizaciones para avanzar con el proyecto. Al ser un metal alcalino, los riesgos de contaminación son mínimos. Además de ponernos ante los ojos del mundo, el Litio podría significar un impacto económico y social muy grande para la región Puno, una región con muchas carencias.

Compete al Estado también, avanzar con la regulación especialmente para minerales radioactivos como el Uranio, que es el que acompaña al Litio como subproducto. Esperemos que el proyecto sea una realidad en el tiempo correcto, sin dejar de cumplir el rigor de los permisos ambientales y sociales.  Se debe lograr la confianza de las comunidades, de los gobiernos locales y del gobierno regional. A raíz de los últimos acontecimientos en los proyectos mineros, llegamos a la conclusión que el permiso social resulta una condición sine que non para hacer realidad este sueño de ser una potencia mundial en la producción de carbonato de Litio y su posterior industrialización.

Estamos frente a una gran oportunidad de generar desarrollo sostenible en una de las regiones que presenta elevados niveles de pobreza rural. Esperemos que en esta oportunidad no se caiga en el error de confundir el crecimiento económico (que es el medio) con el desarrollo humano sostenible (que es el fin).

Artículo de Rómulo Mucho

Puede Interesarte


Comentarios

Más en Opinión